Algunos testimonios de las personas que se ponen en contacto con nuestro Instituto después de haber asistido a talleres de «Gestalt» en otros lugares son escalofriantes:
-Procesos con psicólogos gestálticos de más de dos años de duración y ni siquiera la persona conoce cuáles son sus sentimientos básicos.
-Formación en Terapia Gestalt en escuelas de otros lugares de España con un enfoque conceptual ilustrado pero carente de la práctica del manejo de las herramientas más básicas de la terapia.
-Una terapia Gestalt concebida en esencia en muchos lugares como una filosofía de vida, en lugar de una sabiduría sobre la experiencia de transformar la propia vida.
-Talleres de formación gestáltica en los que lo más significativo para sus asistentes son las relaciones de amistad con los miembros del grupo.
-Personas que hablan en abstracto de la terapia Gestalt pero no son capaces de indicar un cambio real que hicieron en sus vidas.

Estos y otros elementos no tienen sentido dentro de lo que nosotros entendemos que es la Gestalt: un proceso real de aprendizaje y práctica personal para identificar los mecanismos neuróticos que usamos en nuestra vida con los que nos dañamos y a través de los cuáles vamos dejando situaciones abiertas en la vida, con el objeto de resolverlas y tomar plena responsabilidad en nuestra vida.

Esta es la forma de trabajo iniciada en nuestro Instituto por la excelente terapeuta María Elena Gaitán Shosaki y que ahora otros tenemos la suerte de poder compartir y multiplicar para ayudarte a saber vivir.

Te invitamos, como siempre, a experimentar qué puedes lograr en tu vida a través del intenso trabajo personal que es la Terapia Gestalt Práctica. Un abrazo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *