Testimonios


Reproducimos a continuación escritos que nos han enviado nuestros usuarios:

Trabajar con Fran ha sido un lugar estupendo para cargar las pilas y estar en buenas manos. Muchas gracias.

R. P.

Tenía miedo porque no suelo hablar de mis problemas, pero he visto que es más fácil de lo que parecía y me he quitado un gran peso de encima.

P. G

Llevaba una temporada bastante larga sufriendo problemas de ansiedad cuando un conocido me recomendó la Terapia Gestalt. No había oído hablar nunca de este tipo de terapia, pero al escuchar los buenos resultados que le había dado en su situación, decidí lanzarme a probar por mi cuenta. Mis problemas de ansiedad tenían diferentes orígenes: trabajo, familia, amigos…tenía montones de pensamientos negativos inundando mi cabeza, distorsionando la realidad hasta el punto de no dejarme llevar una vida tranquila ni disfrutar de las cosas como yo hubiera deseado. Gracias a las sesiones de Gestalt, aprendí a analizar mis pensamientos desde puntos de vista diferentes, a dialogar con mi propia ansiedad y a darme cuenta de que la raíz de mis problemas era otra muy distinta a la que yo me imaginaba. Aprendí a analizar mis emociones y a vivir según mis necesidades básicas, aprendiendo que lo mejor que se puede hacer ante este tipo de problemas, es escucharse a uno mismo. Fueron solo tres sesiones, pero bastaron para aportarme la seguridad que necesitaba para afrontar mis problemas. A día de hoy, cuando la ansiedad quiere volver para instalarse de nuevo en mi día a día, procuro aplicar las lecciones aprendidas en estas sesiones para evitar que suceda y poder seguir así llevando una vida corriente y tranquila.

A. Z.

A mí, los talleres de terapia gestalt me han hecho darme cuenta de cómo estaba funcionando con mi pareja y los roles q estaba desempeñando frente a él y también frente a mi familia. Gracias a esta terapia me conozco mejor y tengo conciencia de como he de actuar para no repetir los mismos errores y por tanto las mismas consecuencias .

Me ha impresionado mucho descubrir como la solución a mis problemas puedo encontrarla yo misma.

A. C.

Hice el primer curso de terapia Gestalt en el Instituto hace ya varios años, y me acuerdo a diario de muchas de las cosas que aprendí, pero había olvidado otra cosas bastante importantes para que mi vida estuviera bien, sobre todo con mi madre que ya está mayor. Con un par de sesiones ha sido una puesta apunto que me ha ayudado a quitar mucho peso y presión de mi vida.

A. G.